Actualidad

¿Es igual de seguro un coche electrificado?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Los automóviles electrificados cada vez despiertan menos dudas en los usuarios, que se están acostumbrado a sus procesos de recarga, autonomía o conducción. Además de estos aspectos, otra pregunta frecuente de los clientes que se acercan a los concesionarios de la marca es si este tipo de automóviles ofrece el mismo nivel de seguridad que los modelos tradicionales de combustión. La respuesta es rotunda: sí.

Los eléctricos e híbridos enchufables de Peugeot presentan el mismo nivel de seguridad pasiva e incluso una mayor seguridad activa que sus equivalentes de combustión. Estas son las claves de sus elevados estándares de seguridad.

  1. Plataformas multienergía

Una plataforma comprende el suelo, el chasis y la arquitectura eléctrica/electrónica básica de un vehículo. Es el componente básico para desarrollar un coche protector en las pruebas de choque, con un comportamiento seguro en la carretera y que pueda alojar los sistemas más avanzados de asistencia a la conducción.

Los vehículos 100% eléctricos y los híbridos enchufables de Peugeot se construyen sobre las plataformas CMP (Common Modular Platform) y EMP2 (Efficient Modular Platform), respectivamente, que comparten con los modelos de combustión de la marca. Esa es una de las claves de sus elevados niveles de seguridad, pues las plataformas multinergía del Grupo han sido diseñadas desde el inicio para cumplir con los estándares más elevados y alojar diferentes sistemas de propulsión.

Gracias a ello, los modelos electrificados de la marca ofrecen la misma protección para los ocupantes en caso de impacto, e idénticos sistemas de seguridad pasiva y activa, que sus contrapartes de combustión.

  1. Idéntico rendimiento en los test EuroNCAP

El Peugeot 2008 logro cinco estrellas y unas puntuaciones muy elevadas en los test de EuroNCAP realizados en 2019: ofrece un 93% en protección de pasajeros adultos y un 84% para niños, con un 73% en asistentes de seguridad activa. Algo parecido puede decirse del Peugeot 208, con un 91% en protección de pasajeros adultos y un 86% para niños, con un 71% en asistentes de seguridad activa.

En diciembre de 2020 se actualizó la evaluación de ambos modelos realizando pruebas adicionales a sus versiones eléctricas, que confirmaron que los e-2008 y e-208 merecen la misma calificación de seguridad que sus hermanos de gama de combustión.

  1. Dinámica de conducción

Los coches eléctricos e híbridos enchufables pesan más que sus equivalentes de combustión por la masa de las baterías; pero al ir instaladas en el suelo del coche, tienen un centro de gravedad muy bajo. Además, al no disponer de un pesado motor sobre el eje delantero, el reparto de pesos entre ejes está muy equilibrado. En los híbridos enchufables, la ubicación centrada y baja de las baterías también ayuda a equilibrar el balance de pesos entre ejes y a reducir el centro de gravedad del conjunto.

Para el conductor, esto se traduce en una mayor seguridad al volante. El bajo centro de gravedad hace que el coche se sienta más pegado al suelo, sea más estable a cualquier velocidad y se balancee menos al tomar curvas o realizar cambios de dirección. El reparto centrado de pesos produce un carácter más neutro al tomar las curvas y una mayor nobleza de reacciones.

  1. Asistentes a la conducción

Gracias al uso de las plataformas multienergía, los eléctricos e híbridos enchufables de Peugeot pueden contar con todos los sistemas de ayudas a la conducción de la marca. El Peugeot e-2008 dispone de control de crucero adaptativo con función Stop & Go, con instrucciones ajustables de distancia de seguridad, Lane Position Assist (LPA), que mantiene el vehículo en la posición seleccionada por el conductor, Full Park Assist con función perimétrica Flankguard, freno automático de emergencia de última generación (detecta peatones y ciclistas, tanto de día como de noche, a velocidades de hasta 140 Km/h) y alerta activa de cambio involuntario de carril con corrección de trayectoria desde 65 Km/h, entre otros. Un auténtico arsenal tecnológico que introduce a este SUV en el nivel 2 de conducción autónoma.

  1. Seguridad del sistema eléctrico

Las celdas de las baterías utilizadas por la gama electrificada de Peugeot están instaladas en un contenedor completamente blindado que protege todo el sistema de alta tensión con el fin de evitar cualquier tipo de fuga o descarga de electricidad. Además, los eléctricos de Peugeot cuentan con un sistema que mantiene en todo momento el sistema de baterías a una temperatura óptima, lo que despeja cualquier riesgo de sufrir un sobrecalentamiento.

El riesgo de incendio es otro de los mitos que siempre están alrededor de un vehículo eléctrico. Nada más lejos de la realidad, y es que un vehículo con motor eléctrico tiene un riesgo aún más remoto de incendiarse que uno con motor térmico.

Peugeot somete a sus baterías a unas exhaustivas pruebas con el fin de garantizar su resistencia al fuego, a las vibraciones, a las temperaturas extremas, a la sobrecarga e incluso a impactos virulentos por deceleración o compresión. Además, la integración de la batería en el coche es muy importante por seguridad y es clave partir de una plataforma diseñada para albergar sistemas de propulsión electrificados.

  1. Seguridad en la recarga

La recarga de un coche eléctrico también es una operación completamente segura. Todos los actores que inciden en el proceso, es decir, las estaciones de carga, la toma de corriente del propio vehículo y los cables de carga han sido diseñados para ofrecer la máxima seguridad incluso bajo la lluvia. Además, estos cables tienen un alto grado de protección IP ante el polvo y el agua y se bloquean durante la recarga para evitar posibles accidente e incluso robos.

Noticias

Últimos Artículos

¿No encuentras lo que buscas?

Escríbenos directamente y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible

Contacta

Formulario de contacto:
Listado de profesionales

Encuentra a la persona que necesitas